¿Qué régimen tributario elegir en Chile?

En Chile existen actualmente cuatro regímenes tributarios para una empresa que declara sus rentas en la primera categoría o, mejor dicho, donde el capital prima por sobre el trabajo físico como psicológico humano.

Cabe tener en consideración que cada uno tiene requisitos formales y que se encuentran establecidos en la Ley de Impuesto a la Renta (Decreto Ley N°824), por lo que será necesario tener en consideración ciertos antecedentes societarios no solo para ingresar, sino que también para permanecer en ellos.

Es importante saber elegir bien por ende el régimen de tributación, ya que para migrar de uno a otro (en la justa medida que sea posible según lo adelantado) deben transcurrir plazos de cinco años. De igual modo, el incumplimiento de uno de los requisitos para permanecer en uno puede generar un cambio de pleno derecho del modelo adoptado, y en otros casos cambiar al término del año comercial.

Otro punto importante para tener en consideración al elegir un régimen tributario son los flujos económicos de la empresa y que decida hacer con ellos, existiendo plazos donde vence la opción de elección, quedando finalmente en el régimen por defecto según establece la normativa.

Explicado lo anterior, no es fácil el cumplimiento tributario de la elección del régimen tributario. Para ello, es aconsejable hablar con un asesor tributario que realice un estudio sobre la materia. A continuación daremos una explicación breve de cada régimen tributario:

 

1.- Régimen de renta presunta: El régimen de renta presunta se encuentra establecido en el artículo 34 de la Ley de Impuesto a la Renta, el cual aplica para tres tipos de actividades:

  1. Explotación de bienes raíces
  2. Pequeña minería
  3. Transporte terrestre de carga o pasajeros.

Este régimen de tributación paga un impuesto en la primera categoría del 10% dependiendo del tipo de actividad sobre base atribuida al término del año comercial, teniendo un crédito contra los impuestos personales del 100% de lo pagado como empresa. Cabe tener en consideración que en este régimen solo pueden optar las empresas que se encuentren integradas sólo por personas naturales, y en donde la organización vea limitados sus ingresos mensuales a 9.000, 17.000 y 5.000 UF., respectivamente.

Aconsejamos este tipo de régimen a quienes exploten por ejemplo fundos, pequeñas canteras mineras u camiones, pagando en definitiva siempre el 10% del valor de lo que produce cada bien, o en su caso el valor del vehículo.

 

2.- Régimen de tributación simplificada: El régimen de tributación simplificada se encuentra establecido en el artículo 14 Ter letra A de la ley de Impuestos a la Renta y consiste en tener menos obligaciones tributarias que el resto de los regímenes, como llevar solo registros de ingresos percibidos y egresos pagados. Dentro de las limitantes para permanecer en el son los ingresos promedios de sus 3 años comerciales, no pudiendo superar estos las 50.000 UF., por lo que es un régimen para las Pymes. En general pueden acogerse todas las personas, sean naturales o jurídicas) que tengan rentas de primera categoría, con excepción de los contribuyentes con ingresos superiores al 35% de ingresos brutos totales si se dedican a modo de ejemplo en explotar bienes raíces no agrícolas. Pagan el impuesto atribuido al final de año comercial respectivo sobre la diferencia entre los ingresos percibidos y los egresos efectivamente pagados.

Aconsejamos este tipo de régimen para pequeñas empresas, que no tengan capitales grandes y no lleven una contabilidad completa, manejando únicamente los ingresos y egresos anuales. Cabe mencionar que esto puede generar problemas contables ante eventuales cambios de regímenes o requerimientos por parte del Servicio de Impuestos Internos como podrían ser justificar ciertas compras.

 

3.- Régimen de Renta Atribuida: El régimen de renta atribuida se encuentra establecido en el artículo 14 letra A de la Ley de Impuesto a la Renta, donde se atribuye el impuesto al termino del ejercicio comercial, llevándose contabilidad completa y efectiva. Lo bueno de este régimen es que todo el impuesto pagado en la primera categoría sirve como un crédito contra los impuestos finales de los socios u accionistas de la empresa.  En general todo tipo societario puede acceder a este régimen.

Aconsejamos este tipo de régimen para aquellos contribuyentes que decidan hacer constantemente retiros patrimoniales de su empresa como ganancias, teniendo reinvertido poco dinero en la empresa. Cabe tener en consideración de que aunque se realicen o no retiros, se deben pagar igual los impuestos, ya que estos se atribuyen al término del ejercicio comercial.

4.- Régimen de Renta Semi Integrado: El régimen de renta semi integrado se encuentra establecido en el artículo 14 letra B de la Ley de Impuestos a la Renta, en donde se pagan los impuestos de primera categoría, que alcanzan el 27%, solo al momento de hacer retiros, distribuciones, gatillando la tributación en ese momento. Pese a lo anterior, el contribuyente ( socio, accionista, etc) tiene a salvo un crédito contra ese impuesto pagado en la primera categoría, pero solo del 65%. Las sociedades anónimas son las únicas que por obligación deben pertenecer a este régimen.

Aconsejamos este tipo de régimen para aquellos contribuyentes que deseen reinvertir su dinero en la empresa de la que son parte, permitiendo así el no pago de los impuestos ya que se gatillan por los retiros de dinero.

En www.armate.cl, contamos con el servicio de asesoría tributaria con el servicio de elección del régimen tributario acorde a tu tipo de empresa, colaborando con nuestros clientes en todo tipo de cumplimiento tributario para ante el Servicio de Impuestos Internos, Municipalidad y Tesorería General de la República. En atención a lo mencionado, te recomendamos hablar con un asesor en esta materia, quien podrá explicarte tus derechos y deberes como contribuyente.

Esperamos que este artículo haya sido de utilidad,

¡Saludos!

Ármate Abogados

www.armate.cl

info@armate.cl

+56971359682

 

 

Img Freepik



LEAVE A COMMENT