mujer y negocios

Mujeres y negocios: trabas de la sociedad conyugal

Mujeres y negocios: trabas de la sociedad conyugal

Mujeres y negocios: trabas en la sociedad conyugal

La mujer moderna es más atrevida, porque se arriesga a conquistar terrenos que eran de antaño dominados por los hombres.

El mundo empresarial es uno de ellos.

Efectos del matrimonio para la mujer que quiere emprender

Sin embargo, para intentar ello, y tener algo más de posibilidades de inserción en los negocios, es necesario efectuar una advertencia previa a las mujeres que desean contraer matrimonio y quieran aventurarse en este mundo :

El denominado régimen de sociedad conyugal.

APRENDE COMO FORMALIZAR TU EMPRESA HACIENDO CLICK AQUÍ

La sociedad conyugal y la mujer emprendedora

Este tipo de régimen patrimonial en un matrimonio es uno del todo anticuado, pues es perjudicial para la «businesswoman».

Esto se debe principalmente al contexto legislativo de su creación, en una sociedad que relegaba a la mujer de las esferas de poder (año 1835).

El marido como jefe de la sociedad conyugal

Así por ejemplo, el artículo 1749 cc, establece que el marido es el jefe de la sociedad conyugal, es decir, quien administra los bienes que componen el haber social.

El inciso 2 de este artículo señala:

«como administrador de la sociedad conyugal, el marido ejercerá los derechos de la mujer que siendo socia de una sociedad civil o comercial se casare, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 150«.(Código Civil, consulta en línea en https://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=172986)

En palabras simples, si la mujer casada en sociedad conyugal tiene participación en alguna sociedad antes de casarse y no prueba que actúa en su patrimonio reservado, será el marido el que la representará en esta empresa.

Lo mismo ocurre para el caso de que cree una sociedad o empresa nueva, si no acredita que está actuando en virtud de su patrimonio reservado, será el marido quién tendrá que autorizarla a conformar la sociedad.

Recomendaciones para evitar estos problemas

Ante esta realidad legislativa,  se recomienda lo siguiente:

  • No contraer matrimonio bajo el régimen de sociedad conyugal.
  • El régimen de sociedad conyugal es supletorio, por lo que si no señalas nada, se entiende que te casas por este tipo de régimen.
  • Si contraes matrimonio, pactando sociedad conyugal, cuando constituyas una empresa asegúrate de hacer mención al patrimonio reservado, regulado en el art 150 cc. Pues podrás enajenar tus bienes  adquiridos por tu propio trabajo,  sin la autorización de tu marido, y ejercer libremente  tus derechos societarios.
  • La mejor forma de conciliar la vida marital con tu independencia económica en lo que concierne a los negocios, es que contraigas matrimonio bajo separación de bienes.

En una sociedad cada vez más competitiva y exigente, las mujeres merecemos estar informadas, porque la libertad, está ligada con el conocimiento.

Francisca Cerda Woldarsky,
Egresada de Derecho U. Adolfo Ibañez
Procuradora – Ármate Abogados
procurador@armate.cl
+569 7135 9682